Experiencias en docencia superior

🧐 95 visitas

Cuando se intenta adjudicar responsabilidades en la calidad de la educación en el mundo de hoy, como quien reparte cartas en un juego de póker, son muchísimas las alternativas. Las políticas de Estado, los diseños curriculares, la actualización de los contenidos, los nuevos desafíos en el campo profesional, todos ellos tienen trascendencia repartida. Algunos analistas un poco más incendiarios dirán que los diseños curriculares son modelos ajenos a los pueblos y que contestan a limitaciones ya impuestas por los grandes imperios económicos, otros afirmarán no con poca razón, que las teorías educativas (sin que importe su calidad) deben ser necesariamente contextualizadas para poder contestar a las necesidades de cada país. Relevantes asociaciones no gubernamentales se han tomado como propia la preocupación de medir los más importantes indicadores de calidad en la educación en el mundo. Entonces: ¿Hacia dónde deben mirar los pueblos?, ¿Deben volver la vista hacia los teóricos del pasado?, o ¿deben necesariamente, atreverse a mirar hacia el futuro e innovar?, ¿Este afán por lo nuevo, no diluye las identidades locales?, ¿Mirar hacia lo local, puede hacernos perder proyección hacía nuevos horizontes? ¿Qué significa mirar hacia el futuro?, ¿Copiar modelos que son exitosos en otras latitudes y aplicarlos?, ¿Dónde estará la respuesta?, ¿En el pasado?, ¿En el futuro al cual no hemos llegado?. Son muchísimas preguntas, se nos presentan como un enjambre de angustias que cortan la respiración. A pesar de ello, la variopinta producción que compila este libro pone en franca evidencia que todo el rosario de cuestionamientos que nos hacíamos en líneas previas, no solo ocupan a grandes tecnócratas que filosofan al frío de sus aires acondicionados, sino que son el motor de búsqueda de muchísimos héroes anónimos. Currículum, evaluación, competencias, inteligencia sensible en el manejo de la indagación, la extensión vista no solamente como un requisito que se cumple sin conciencia de su impacto, son ciertos temas abordados en estas páginas que los reciben. Consiste en un nutrido grupo de investigadores, maestros muchísimos de ellos, que en condiciones que no podemos calificar de óptimas, se rebelan a seguir copiando prácticas e innovan desde su particular feudo. Investigadores y maestros que son conscientes del impacto que su práctica tiene en los alumnos, maestros que invierten en sí mismos, por el hecho de que al hacerlo invierten en la calidad de vida de su estado. No es un secreto para absolutamente nadie, que ser maestro no está revestido del prestigio que en la antigüedad consiguió tener. ¿Quiénes son los maestros hoy?. Será verdad esta terrible máxima del vulgo norteamericano que sentencia: Quien no puede hacer: enseña, quien no puede enseñar: enseña Gimnasia. Andrés Oppenheimer, en su último libro, Es suficiente de historias se pregunta: ¿Cómo convencer a los mejores estudiantes de que sigan carreras docentes en estados donde los maestros no tienen el estatus social de otros profesionales y ganan salarios de hambre? ¿Cambiar e sta realidad redundará en mejores maestros? O al final del día, ¿quién está sintiendo el llamado a ser maestro no lo hace solo por la remuneración?. Será que, ¿volviendo nuestra práctica un concluyente del desarrollo de nuestras países haremos de la docencia una profesión de prestigio social? ¿Cómo se consigue esto? La ametralladora de vivencias, argumentos y propuestas que los reciben, constituyen una rígida aproximación a todos estos planteamientos, de tal manera, hagamos de esta compilación no solamente la acumulación de vivencias de otros, sino la ocasión de hacerlas nuestras.


Editorial: ASOCIACION CULTURAL Y CIENTÍFICA IBEROAM
Autor: DEL VALLE MEJIAS

Comprar Experiencias en docencia superior

El Corte Inglés Amazon Todos tus Libros Casa del Libro Agapea Iberlibro Carrefour Fnac

Opiniones

Deja un comentario